Entrevista: Valeria Bertuccelli / Qué hacer con tanta empatía

T/ Agustina Fernandez F/ Gisela Filc GRACIAS/ Rei Cine


Es una de las mejores actrices de la Argentina, flamante directora y guionista de su primera película: La reina del miedo. Dice que la actuación le dio una herramienta fundamental para lidiar con su vida. "Siento que es el ejercicio de entender a cualquiera, hasta a un asesino. Tenés que encontrar algo que entiendas de él, aunque sea lo más desagradable del mundo, si te peleás con eso no lo podés hacer. Creo que te da eso, una gran herramienta.".
 
 Su voz resulta muy familiar. Ella, sin embargo, se presenta cuando saluda: "hola, Valeria". ¿No sabe que la conocemos tanto que podríamos identificarla sin siquiera verla? Sí, lo sabe. Pero, o se hace la que no, o elige no creerlo. Y esto úlitmo sería muy suyo: no creérsela. Si se fue antes de la entrega de premios del Festival de cine de Sundance, donde presentó su ópera prima como directora y guionista, La reina del miedo, porque no creía que la peli fuese a ganar un premio. Ya le parecía una maravilla que fuese seleccionada entre más de 3.800. Pero resulta que ganó, nada menos que el premio a la Mejor Actriz.
Valeria Bertuccelli cumple 49 años en noviembre aunque parece de 30, o menos. Flaca y desgarbada, se viste como la protagonista de su película, Robertina, de hecho ella metió mucha mano en el vestuario, y fuma los mismos cigarrillos finitos que fuma Robertina. Pero no por esto, la película es autorreferencial. De hecho, viéndola en persona uno se da cuenta de que tiene el mood de todos los personajes que interpretó. Claro, pasa que éste útilmo era muy delicado, ella era la autora y la directora y sabía que muy fácilmente todo se iba a tornar muy autorreferencial. Sin embargo, se la jugó y fue por la apuesta más dicíl para su debut.
Tiene muchas voces, y es quizá en ese plano donde Valeria se convierte en la reina de las sutilezas. Cuando habla -lo verán aquí abajo-, su discurso está poblado diferentes voces que se preguntan, se responden, opinan, especulan, se paranoiquean, temen, ríen y lloran; lamentablememente, no se puede dar cuenta a través de este medio del cambio de tono que usa Bertuccelli para sus diferentes voces, pero para muestra basta con la voz que creó para Robertina, que está tan cargada de angustia que parece que en cualquier momento va a explotar.


(SIGUE EN LA REVISTA)

contenidos relacionados

SARA GALLARDO / Sara y las Saras 2019 GF #20 (2018)

SARA GALLARDO / Sara y las Saras

Sara, la sin tiempo. Escribe en un jardín, dice que es su maestro. Y no miente, sus palabras son botánicas. Lo obvio, lo humano, la aburría. Su original manejo del lenguaje; su displicente decir literario; su poética desparramada como falsos accidentes en la narrativa; su humor oscuro, traicionero; su jardín, el maestro.
Seguir leyendo
AMALIA SATO /  Las palabras y las cosas 2019 GF #20 (2018)

AMALIA SATO / Las palabras y las cosas

Amalia Sato se considera traductora, docente, abuela. Omite decir que: en cuanto traductora, es además una intérprete oportuna de las intenciones artísticas y literarias de otros; en tanto docente, de cada reunión uno se lleva consigo una idea nueva (como tirarse el IChing y apoyarle la copa de vino arriba mientras se sigue conversando de viajes y películas); y como abuela, si es tan pedagógica, brillante y lúdica como cuando practica kamishibai, entonces es la tutora y cómplice perfecta.
Seguir leyendo
   PORFOLIO: Marie Baudet 2019 GF #20 (2018)

PORFOLIO: Marie Baudet

 Las ilustraciones de esta artista francesa podrían ser las de aquellos cuentos de la infancia de quienes nacimos en los ochenta. Hay muchas familias (Álbum de familia), algunos no tienen ojos, nariz ni boca. Están presentes, pero no se los puede identificar del todo. Hay besos, abrazos, cuerpos que se entrelazan (Historias de amor)
Marie Baudet nació en La Rochelle y ahora vive en París. Es una graduada de la escuela de cine y también estudió Diseño Gráfico en Gobelins.
El realismo implícito de sus creaciones sin rostro nos sumerge en una nostalgia feliz y despierta nuestras emociones. Estas obras, con sus detalles profusos y precisos, realmente nos llevan de viaje.

www.hyperbaudet.com
Seguir leyendo