Entrevista: Violeta Castillo / El pop es, o se hace

T/ Cocó Muro Garlot F/Agustina Fernandez

El violeta es un color feminista. Hay una versión que dice que las trabajadoras de la empresa textil Cotton New York -aquellas que se declararon en huelga el 8 de marzo de 1908 y fueron prendidas fuego dentro de la fábrica- estaban trabajando con telas violeta y que el humo que salió de las chimeneas ese día, tenía ese color. 
 Es el último día de enero en Buenos Aires y en todo el mundo, pero en Buenos Aires hace más calor, o eso parece. Violeta Castillo llega al encuentro en skate, pelo suelto y remera. La veo por la ventana del bar que da a la calle. Todavía no cumplió los 30 años y ya lleva más de diez en la autogestión de su música -como compositora y cantante-, de sus presentaciones en vivo, de sus medios de transporte y ahora se entusiasmó con la actuación. Violeta es, además, la anfitriona del ciclo FORTALWZA, un espacio donde sólo tocan mujeres y funciona como cruce de proyectos editoriales, de fanzines, de ilustraciones, ropa y objetos también hechos e impulsados por mujeres: una manera de visibilización del mensaje feminista -urgente y revolucionario- "que está presente en todas las actividades que hacemos", aclara.
Curiosa e inquieta, le gusta aprender y siempre tiene nuevas ideas para nuevas canciones. Su presente es continuo, y el resultado de una búsqueda en el lenguaje, fomentada por la curiosidad y su necesidad de expresarse a través de las relaciones audiovisuales, musicales y el experimento con las letras. Cuenta que desde chica iba a todos los talleres que podía, porque su mamá trabajaba en centros culturales. Pero fue el taller de canciones con Rosario Bléfari el que le partió la cabeza. De la primera vez recuerda un estiramiento, ejercicios de teatro, la libertad y el coqueteo con otras disciplinas, además de la música. Bléfari también es cantautora, actriz, escribe. "Me dio mucha apertura en cuanto a la composición. Los músicos en general son mucho más músicos. Eso fue en el 2009: tenía 20 años".

(SIGUE EN LA REVISTA)

contenidos relacionados

SARA GALLARDO / Sara y las Saras 2019 GF #20 (2018)

SARA GALLARDO / Sara y las Saras

Sara, la sin tiempo. Escribe en un jardín, dice que es su maestro. Y no miente, sus palabras son botánicas. Lo obvio, lo humano, la aburría. Su original manejo del lenguaje; su displicente decir literario; su poética desparramada como falsos accidentes en la narrativa; su humor oscuro, traicionero; su jardín, el maestro.
Seguir leyendo
AMALIA SATO /  Las palabras y las cosas 2019 GF #20 (2018)

AMALIA SATO / Las palabras y las cosas

Amalia Sato se considera traductora, docente, abuela. Omite decir que: en cuanto traductora, es además una intérprete oportuna de las intenciones artísticas y literarias de otros; en tanto docente, de cada reunión uno se lleva consigo una idea nueva (como tirarse el IChing y apoyarle la copa de vino arriba mientras se sigue conversando de viajes y películas); y como abuela, si es tan pedagógica, brillante y lúdica como cuando practica kamishibai, entonces es la tutora y cómplice perfecta.
Seguir leyendo
   PORFOLIO: Marie Baudet 2019 GF #20 (2018)

PORFOLIO: Marie Baudet

 Las ilustraciones de esta artista francesa podrían ser las de aquellos cuentos de la infancia de quienes nacimos en los ochenta. Hay muchas familias (Álbum de familia), algunos no tienen ojos, nariz ni boca. Están presentes, pero no se los puede identificar del todo. Hay besos, abrazos, cuerpos que se entrelazan (Historias de amor)
Marie Baudet nació en La Rochelle y ahora vive en París. Es una graduada de la escuela de cine y también estudió Diseño Gráfico en Gobelins.
El realismo implícito de sus creaciones sin rostro nos sumerge en una nostalgia feliz y despierta nuestras emociones. Estas obras, con sus detalles profusos y precisos, realmente nos llevan de viaje.

www.hyperbaudet.com
Seguir leyendo