Lucrecia Martel / Un ave rara del siglo XXI

T/ Agustina Fernandez F/ Eugenio Fernández Abril y Valeria Fiorini / Gentileza de Rei cine


Si uno mira sus cuatro películas, sin saber demasiado de cine ni de nada, puede reconocer algunas constantes: mujeres que fuman, niños con armas, niños muertos, niños por todas partes; varias personas reunidas en una cama, patrones que se creen dueños de sus empleados, la vida de pueblo, alguien que cuenta un cuento o una leyenda urbana, parientes que se desean, la sensación permanente de que algo trágico va a pasar.
Después, uno comprende que detrás -o dentro de todo- está ella. Que su cine, es ella. Claro, su cosmovisión. Lucrecia Martel dice en la entrevista que sigue que "para bien y para mal" se parece a todos sus personajes, que tuvo "una infancia en armas" (se levantaba con un revólver en la cintura, escondido); que para que una historia o guión le parezca potente, viable o filmable tiene que incomodarla, darle miedo ("Aunque sea una historia de amor"). Además es nacida en Salta, en una familia con tendencia a contar cuentos y muy numerosa, que estaba siempre junta en la cocina o en el dormitorio.
Su cine está cargado de sutilezas, Martel le da mucho al espectador, es cierto. Pero también le pide. Ver una de sus películas implica sentir esa incomodidad de la que ella habla, una tensión que resulta muy cinematográfica pero que a veces agota. Sus largometrajes son la antítesis de las feel good movies, aunque suelen tener su instante de felicidad: cuando todos bailan y ríen alrededor de la cama, dos amigas que nadan sincronizadas en una pileta…
Esta guionista, productora y directora de cine argentina nació el 14 de diciembre de 1966 en Salta. O sea que tiene 52 años. Desarrolló una carrera muy valiosa que proyectó el cine nacional en los mejores festivales del mundo, que le mereció nominaciones de la talla del Óscar o el Goya, otros tantos premios y que la convirtió en vocera -tal vez a pesar suyo- de cuestiones de género, además de cine claro. Dirigió cuatro películas: La Ciénaga (2000), La Niña Santa (2004), La Mujer sin Cabeza (2008) y Zama (2017, que fue candidata para el Óscar y nominada al Goya). Más algunos documentales y cortos, como por ejemplo Besos rojos (1991), Rey Muerto (1995), D.N.I. (1995) Nueva Argirópolis (2010) o Muta (2011). Y el genial Magazine for fai, un programa para niños.
"Nunca levanta la voz, pero cuando habla todos la escuchan", notó Selva Almada cuando fue contratada para hacer la crónica del rodaje de Zama. Y eso pasa con Martel: no hace muchas películas, pero cuando se sabe que está rodando, la prensa está atenta y los actores quieren participar. Ella y su afán de modestia, intentarán deshacernos -en la entrevista que sigue- de la idea de su grandeza, pero nadie puede esconder sus premios en la era de la información, ni los aplausos o tantos elogios, justo en el apogeo de las redes sociales. Aunque, por otro lado, es cierto que "parece una exploradora del siglo de XIX. O un ave rara del siglo XXI", como también escribió Almada.
Desde hace un tiempo la buscamos para la tapa de Gata Flora, Lucrecia Martel está en las primeras listas de personajes de esta revista. Porque nos encanta su cine, su discurso, sus anteojos, pero lo que más nos llama la atención de ella es su falta de pretensión, y esa búsqueda estética de lo real, de lo verosímil, de lo genuino, de lo humano; su frecuente retorno a la infancia y a sus personajes fundantes; Martel encarna eso -que dijo ¿Tolstoi?- de pintar tu aldea para ser universal. No importa si se trata de la historia de una dentista de clase acomodada que tras un hecho dramático queda en shock, o de un funcionario americano de la corona española que espera una carta del Rey, el espectador podrá encontrarse y adherirse a la humanidad de ambos. Porque esa aldea que le muestra Martel le será conocida. Aquí abajo lo dice claro, incluso lo repite, que su tema es "la intemperie en la que estamos, y lo ingeniosos que somos para no verla".
 

(SIGUE EN LA REVISTA)
 

contenidos relacionados

JOAN DIDION / Cuadernos íntimos 2018 GF #20 (2018)

JOAN DIDION / Cuadernos íntimos

Con poco más de un metro y medio de estatura, Joan Didion fue una figura enorme de las letras y el periodismo de los años sesenta en los Estados Unidos. Publicó artículos, crónicas y ficción que pintan ferozmente esa época agitada. Sus anteojos de sol, un cigarrillo entre los dedos y la elegancia perpetua, la convirtieron en ícono californiano. Escritora, reportera, guionista y editora, se reinventó muchas veces en su profesión pero también en su vida personal. Rodeada de recuerdos y más menuda que nunca, hoy espera -sin miedo- el final de su vida.
Seguir leyendo
CLAUDIA PIÑEIRO /  Monólogo de una escritora 2018 GF #20 (2018)

CLAUDIA PIÑEIRO / Monólogo de una escritora

La autora de TuyaLas viudas de los juevesElena sabe, otras tantas novelas y reciente libro de cuentos -Quién no- nos relató para Gata Flora #5 (2008) en primera persona algunas anécdotas posteriores a la publicación de sus primeras obras. Cómo reaccionó la gente ante sus historias, qué le pasó a ella frente a esta reacción, qué dijeron la prensa, los críticos, su hijo, la amiga de su hijo, una compañera de colegio que no ve hace años… les compartimos este recuerdo acompañando la entrevista de GF#20. 
Seguir leyendo
ENTREVISTA: CLAUDIA PIÑEIRO / LA ESCRITORA QUE HABLA 2018 GF #20 (2018)

ENTREVISTA: CLAUDIA PIÑEIRO / LA ESCRITORA QUE HABLA

En 2018 la vimos mucho por tv, no solo hablando de sus libros (best sellersvarias veces adaptados al cine) sino más bien comprometida con temas candentes de la realidad de la Argentina. Dio el discurso inaugural de la Feria del libro y fue una de las expositoras en la última jornada de debate en el plenario de comisiones del Senado en torno al proyecto de legalización del aborto. Hablar -decir públicamente lo que pensaba sobre un tema controvertido- le valió ataques cotidianos a través de redes sociales y hasta una campaña para intentar impedir que realizara una entrevista al escritor cubano Leonardo Padura. Sin embargo, ella tiene algo muy claro: “si en los temas que te convocan no opinás, también estás opinando”. 
Seguir leyendo