María Elena Walsh / La voz de la infancia era feminista

T/ Agustina Fernandez I/ Sofia Noceti F/ Sara Facio

El cambio de paradigma que estamos viviendo respecto del rol de la mujer en la sociedad es histórico y universal. Poderosas voces de todo el mundo se elevaron, tras años de ser silenciadas, hicieron eco y finalmente fueron oídas. De un tiempo no muy lejano, una de ellas -fuerte y clara, dulce e imposible de no reconocer- fue la de María Elena Walsh, que maduró en el inconsciente colectivo de varias generaciones de argentinos, enseñándonos -entre otras tantas cosas maravillosas- que todos somos iguales.
A muchos, sus canciones nos llevan directo a la infancia. Tardes perfumadas de bizcochuelos que tenían como única banda de sonido su poesía hecha a mano. El reino del revés, Manuelita, Canción del jardinero… María Elena nos hablaba del exilio, de la valentía de jugársela por un amor o un sueño, del mundo, de política, de historia, de derechos humanos a través de la magia del nonsense… Ya ella, hace muchos años, primero se indignaba y luego escribía para desenquistar estereotipos retrógrados, la cultura patriarcal que padeció desde su infancia.
Sus cuentos o sus canciones no eran de princesas para nenas o de súper héroes para varones. No, sus creaciones eran unisex y giraban alrededor de temas universales. Entonces, clarito y simple, ella te contaba el mundo en poesías, con las más bellas metáforas; y te preparaba para arreglártelas en él. Afortunados los niños que crecimos con su obra, que tuvimos la gloria de asistir al florecimiento al que esta mujer llevó a la literatura infantil, que antes de ella nadie se tomaba en serio. Si dudas, le debemos una sensibilidad especial.
Aunque muchos no lo sepan, María Elena Walsh también escribió y cantó para grandes. Ahí, también con mucha gracia pero con menos metáforas, bajaba línea a loco. Se dio el lujo de ser una crítica despiadada de todo aquel que pisara el palito de la corrupción, la violencia, la discriminación, el abuso de poder, la negligencia, el machismo o cualquier otro mal humano. Ella era una intransigente nata, por lo que jamás le cabía el retruco.
Dedicó su vida a su carrera, su música y sus letras la llevaron por el mundo. Valoraba la libertad por sobre todas las cosas. No tuvo hijos porque no quiso, pero solía decir que su obra tenía valor filial por lo que le había costado parirla. Incluso, odiaba que la identificasen con la figura de la tía, algo que le sucedía a menudo. En tal caso, prefería ser madre.
Fue una mujer independiente y valiente, que sin bien no hizo de su vida amorosa un tema público -very british ella, no ventilaba intimidades- sí se animó a compartir más de treinta años con una mujer a la que amaba: la fotógrafa Sara Facio. Pero no fue hasta su vejez que lo oficializó, cuando puso en palabras aquel amor en su última autobiografía, Fantasmas en el parque.
Gata Flora quiere homenajear a María Elena Walsh donde sea que esté, porque se lo merece, porque es necesario que más gente sepa todo lo que hizo; porque sí, increíblemente fue más cosas que la mejor cantautora para niños y mantuvo el mismo nivel de excelencia en todas ellas. No cualquiera inspira una fundación que lleva su nombre o atrae postmortem la codiciada atención de Netflix, la máquina de contenidos más eficiente del mundo, que a ocho años de su muerte le rindió un homenaje cuando musicalizó con El reino del revés el lanzamiento de la segunda temporada de Stranger Things. Ni hablar de todo lo que ha hecho esta mujer juglar por nuestra infancia, nuestra cultura e idiosincrasia.
Nos preguntamos: ¿Qué hubiese dicho de este florecer del feminismo que tanto le costó defender en tiempos en los que directamente no había ni aire ni papel para dedicarle al tema? ¿Cuánto hubiese aportado su voz a la lucha por la despenalización del aborto? ¿Qué poesía le hubiese inspirado el #8M, el #metoo o el #niunamenos? Lo imaginamos, pero no lo sabemos. Sin embargo, sí podemos afirmar que algo -o mucho- tuvo que ver su dulce voz en la educación en el feminismo (o humanismo) de tantos niñas y niños, que hoy son hombres y mujeres.

(SIGUE EN LA REVISSTA) 
 

contenidos relacionados

SARA GALLARDO / Sara y las Saras 2019 GF #20 (2018)

SARA GALLARDO / Sara y las Saras

Sara, la sin tiempo. Escribe en un jardín, dice que es su maestro. Y no miente, sus palabras son botánicas. Lo obvio, lo humano, la aburría. Su original manejo del lenguaje; su displicente decir literario; su poética desparramada como falsos accidentes en la narrativa; su humor oscuro, traicionero; su jardín, el maestro.
Seguir leyendo
AMALIA SATO /  Las palabras y las cosas 2019 GF #20 (2018)

AMALIA SATO / Las palabras y las cosas

Amalia Sato se considera traductora, docente, abuela. Omite decir que: en cuanto traductora, es además una intérprete oportuna de las intenciones artísticas y literarias de otros; en tanto docente, de cada reunión uno se lleva consigo una idea nueva (como tirarse el IChing y apoyarle la copa de vino arriba mientras se sigue conversando de viajes y películas); y como abuela, si es tan pedagógica, brillante y lúdica como cuando practica kamishibai, entonces es la tutora y cómplice perfecta.
Seguir leyendo
   PORFOLIO: Marie Baudet 2019 GF #20 (2018)

PORFOLIO: Marie Baudet

 Las ilustraciones de esta artista francesa podrían ser las de aquellos cuentos de la infancia de quienes nacimos en los ochenta. Hay muchas familias (Álbum de familia), algunos no tienen ojos, nariz ni boca. Están presentes, pero no se los puede identificar del todo. Hay besos, abrazos, cuerpos que se entrelazan (Historias de amor)
Marie Baudet nació en La Rochelle y ahora vive en París. Es una graduada de la escuela de cine y también estudió Diseño Gráfico en Gobelins.
El realismo implícito de sus creaciones sin rostro nos sumerge en una nostalgia feliz y despierta nuestras emociones. Estas obras, con sus detalles profusos y precisos, realmente nos llevan de viaje.

www.hyperbaudet.com
Seguir leyendo