PORFOLIO / GISELA FILC

 "Pilchas: nombre lunfardo, gauchesco y argentino que se refiere al vestuario y a la vestimenta"

Trabajando en moda, hubo un momento en que esta fotógrafa argentina empezó a pensar un proyecto, quería hacer algo que pudiera reunir varios de sus intereses y búsquedas. Pilchas nació como un proyecto fotográfico que retrata gente de distintas regiones de nuestro país vistiendo trajes tradicionales, festivos y de trabajo. "Investigando, descubrí que hay muy poco material de registro -explica Gisela-, que en muchos casos se trata de tradiciones que se están perdiendo y que era importante salir a la búsqueda de ese legado, realizar un registro que también diera cuenta de esa belleza. Pilchas intenta conservar, registrar y celebrar toda esa riqueza cultural que muchas veces está invisibilizada o pasada por alto".
Hay un valor incalculable en esos trajes, que son parte de diversas y complejas tradiciones, que son a su vez distintas visiones de mundo. Un traje representa todo eso: es el pueblo al que pertenece, es el valor que le da a quien lo porta, es un sistema de creencias y la relación con una larga cadena de herencias y tradiciones.
"El proyecto une mi predilección por el retrato, con la fotografía de paisajes y la apreciación de la belleza de esos cuerpos, esas caras y esos vestidos que fui encontrando en mis viajes". Esa es una parte fundamental del proyecto, la búsqueda, los viajes, que le dieron a Filc la oportunidad de conocer gente, costumbres, saberes y creencias.
A medida que fue avanzando con el proyecto, Gisela comprendió el valor del trabajo. Así descubrió que existe una relación muy poderosa entre la ropa y la identidad de un pueblo; una relación automática, casi mágica. "Era impresionante descubrir cómo alguien se transformaba al ponerse los trajes, como si las ropas portaran todo ese bagaje de información simbólica que pasaba a quienes las vestían. Eso queda plasmado en la foto: la cadena de historia que une al traje con quien lo porta".
La fotógrafa llegó a pueblos perdidos a los que era difícil acceder, donde vivían pocas personas. "Me acuerdo de un pueblo en Jujuy, Santa Ana, casi un pueblo fantasma, estábamos ahí y de repente aparecieron unas mujeres, con sus rebozos bordados de flores, llenos de colores. Era una maravilla, casi como una aparición. A veces la tradición se guarda así, sin estridencias, en los corazones de la gente. Y en sus trajes".
Gisela Filc encontró también una relación de esos trajes con el paisaje, que es otra de sus pasiones. Ella cree que clima de un lugar y sus colores se ve en los trajes y en las máscaras. "Trajes de carnaval, de fiestas nacionales, danzas folklóricas, celebraciones indígenas: todas esas festividades van acompañadas de trajes que tienen un lugar privilegiado. El traje separa el tiempo mundano del tiempo de celebración, pone al cuerpo en otro lugar, lo hace formar parte de otro tiempo y de otro mundo".

(SIGUE EN LA REVISTA)
 

contenidos relacionados

PORFOLIO / Romina Ressia 2018 GF#19 (2018)

PORFOLIO / Romina Ressia

Sus retratos tienen algo gótico, muy pictórico, como si esta fotógrafa argentina (1981) hubiese estado al lado de los pintores flamencos para hacer la foto del retratado. El holandés Jan van Eyck, por ejemplo, desde otro tiempo y lugar Ressia parece pararse como él frente a sus modelos, elige una luz parecida, destaca los mismos rasgos, compone similar. O, como Johannes Vermeer, con su tipo de retrato típico del barroco holandés protagonizado casi siempre por el busto de personajes con expresiones faciales exageradas o vestimentas peculiares, esos mismos atributos pueden destacarse de los retratos de Romina Ressia.
Su pasión por el arte comenzó desde chica, pero no fue sino hasta finales de sus veinte años, después de graduarse en Economía, que decidió dedicar su vida a la fotografía. Estudió fotografía, fotografía de moda, dirección de arte y paisajes en diferentes lugares, incluido el Instituto del Teatro Colón.
Su influencia proviene principalmente de las pinturas clásicas, lo que explica su paso de la fotografía de moda a las Bellas Artes, donde se aventuró más allá de la fotografía, en las técnicas mixtas. Sus obras están representadas por galerías en Londres, Edimburgo, Suiza, Bélgica y Mykonos, y han sido expuestas en las principales ciudades como Nueva York, Milán, Londres, Zurich, París, Bruselas y Buenos Aires, entre muchas otras.
Romina ganó reconocimiento rápidamente en el mundo del arte, fue nombrada "Fotógrafa del año" por los International Color Awards 2017 (entre muchos otros premios internacionales) y seleccionada como una de las 17 jóvenes que se encuentran en su camino para convertirse en figuras influyentes del mundo por The Women's Forum for the Economy and Society en 2016 (uno de los cinco foros más influyentes en todo el mundo según The Financial Times).
Dueña de un estilo pictórico, es muy conocida por sus anacronismos, el uso del absurdo y la ironía para abordar cuestiones modernas. El intento de dar un aire fresco al estilo clásico es otra característica importante de su trabajo y algo que le agradecemos profundamente como espectadores aburridos de ver tan repetidas las referencias.
 
Seguir leyendo
NOSOTRAS PROPONEMOS LITERATURA 2018 GF#19 (2018)

NOSOTRAS PROPONEMOS LITERATURA

 
Qué plantean las activistas feministas que trabajan e investigan, lejos de la selfie en la marcha, para conseguir cambios reales: estadísticas ciertas, libre uso del tiempo, rechazo del canon… Ellas son alrededor de 300 trabajadoras feministas del campo cultural, literario e intelectual, que inspiradas en el Compromiso impulsado por la Asamblea de sus pares del arte crearon un manifiesto. Aquí, esos 10 puntos que promueven el compromiso de prácticas feministas para el campo literario argentino y las voces de algunas de sus referentes.
Seguir leyendo
CUENTO / Capacidad de adaptación / SONIA BUDASSI* 2018 GF#19 (2018)

CUENTO / Capacidad de adaptación / SONIA BUDASSI*

 "Enfermedad terminal" para no decir cáncer o "mujer de mala vida" para no decir puta. El aviso dice Palermo y en consecuencia queda descartado: el presupuesto ya no da para barrios de moda ni para tres ambientes en Capital. Nuestros días de búsqueda son, casi siempre, de ola de calor o de alerta meteorológica; entre cigarrillos (yo) y botellitas recargables de agua mineral (Esteban y yo), inevitable el patetismo inconducente de pensar en familias y amigos que en nuestras (ex) ciudades del interior disfrutan de patios, piletas pelopincho, piletas verdaderas, siestas después del trabajo, bicicletas y amplias playas cercanas. Mientras nosotros, porteños por adopción (profesión) en sábados y domingos de encierro leemos clasificados, marcamos mapas, armamos caminitos para andar en subte, en colectivo y a pie, para al fin escuchar discursos odiosos de persuasivos agentes inmobiliarios o dueños directos, que sólo pueden ofrecernos lugares demasiado caros, (calcular expensas más alquiler, más ABL incluido o no, más la distancia que nos distancia del trabajo) o tristes destruidos "contrafrentes", que engañosamente describen para nosotros como "luminosos". (Examen de mi potencial tolerancia; frase leit motiv: "el ser humano puede acostumbrarse a todo"; y a veces pienso mejor no intentarlo pero otras me engaño: "No está tan mal, Esteban, podemos…". Y así me entrego a un optimismo ridículo).
Ya no parecemos pareja, ni novios, ni amigos, sino apenas un grupo comando que divide objetivos a cubrir: hoy fracaso en Balvanera y en Barracas; él en Almagro y en Once, para al fin aunar fuerzas en Córdoba al 5000. Pero al llegar la imagen repetida (en verano todos los afiches con mujeres sexys -¿nunca habrá un hombre tan lindo impreso en color a tamaño real que estimule mi imaginación?) cuando soy la menos sexy con este calor, urbana palidez húmeda -pero mi mejor amiga fracasó en el curso de ingreso a la mejor secundaria de mi ciudad; yo, por suerte, no-. Al llegar, una vez más el estúpido cartelito escrito a mano: ALQUILADO.

(SIGUE EN LA REVISTA)
Seguir leyendo
PORFOLO / LUISA FREIXAS 2018 GF#19 (2018)

PORFOLO / LUISA FREIXAS

 "Xilografía, arte, niñez y selva", dice como presentándose la artista argentina en su cuenta de Instagram. Y allí se ve eso: sus xilografías en proceso o terminadas, sus tres hijos, Quinto, Rosa y Flora, hamacándose en los distintos ambientes de su casa, jugando, cantando, bailando, yendo a museos, siendo libres y felices; y la selva, que no la tiene cerca porque vive y trabaja en Buenos Aires, pero que es la inspiración y el tema de su obra.
Ella es tan colorida, fresca y alegre como sus xilografías. Maneja la prensa con la fuerza de las mujeres empoderadas, y con orgullo dice "magia" cuando saca las placas de madera entintada que han dejado su maravillosa estampa en el papel. Es una trabajadora del arte.
Ya sean empapelados xilográficos, carbonillas, xilografías intervenidas o xilografías sobre papel de algodón, todas sus obras aluden a la naturaleza.
Luisa Freixas estudió cine pero como no le gustaba trabajar en equipo se pasó a Bellas Artes, donde sintió que eso era lo suyo y que había perdido mucho tiempo. Por eso se puso a trabajar obsesivamente para recuperarlo. De la facultad dice que la echaron porque no rendía las teóricas.
Como su maestro reconoce a Jorge Demirjián. Su artista preferido es Henri Matisse, y por él le gusta tanto el amarillo. Pinta desde hace 18 años y no piensa parar.
"Xilografía, arte, niñez y selva", dice como presentándose la artista argentina en su cuenta de Instagram. Y allí se ve eso: sus xilografías en proceso o terminadas, sus tres hijos, Quinto, Rosa y Flora, hamacándose en los distintos ambientes de su casa, jugando, cantando, bailando, yendo a museos, siendo libres y felices; y la selva, que no la tiene cerca porque vive y trabaja en Buenos Aires, pero que es la inspiración y el tema de su obra.
Ella es tan colorida, fresca y alegre como sus xilografías. Maneja la prensa con la fuerza de las mujeres empoderadas, y con orgullo dice "magia" cuando saca las placas de madera entintada que han dejado su maravillosa estampa en el papel. Es una trabajadora del arte.
Ya sean empapelados xilográficos, carbonillas, xilografías intervenidas o xilografías sobre papel de algodón, todas sus obras aluden a la naturaleza.
Luisa Freixas estudió cine pero como no le gustaba trabajar en equipo se pasó a Bellas Artes, donde sintió que eso era lo suyo y que había perdido mucho tiempo. Por eso se puso a trabajar obsesivamente para recuperarlo. De la facultad dice que la echaron porque no rendía las teóricas.
Como su maestro reconoce a Jorge Demirjián. Su artista preferido es Henri Matisse, y por él le gusta tanto el amarillo. Pinta desde hace 18 años y no piensa parar.
Seguir leyendo