PORFOLIO / GISELA FILC

 "Pilchas: nombre lunfardo, gauchesco y argentino que se refiere al vestuario y a la vestimenta"

Trabajando en moda, hubo un momento en que esta fotógrafa argentina empezó a pensar un proyecto, quería hacer algo que pudiera reunir varios de sus intereses y búsquedas. Pilchas nació como un proyecto fotográfico que retrata gente de distintas regiones de nuestro país vistiendo trajes tradicionales, festivos y de trabajo. "Investigando, descubrí que hay muy poco material de registro -explica Gisela-, que en muchos casos se trata de tradiciones que se están perdiendo y que era importante salir a la búsqueda de ese legado, realizar un registro que también diera cuenta de esa belleza. Pilchas intenta conservar, registrar y celebrar toda esa riqueza cultural que muchas veces está invisibilizada o pasada por alto".
Hay un valor incalculable en esos trajes, que son parte de diversas y complejas tradiciones, que son a su vez distintas visiones de mundo. Un traje representa todo eso: es el pueblo al que pertenece, es el valor que le da a quien lo porta, es un sistema de creencias y la relación con una larga cadena de herencias y tradiciones.
"El proyecto une mi predilección por el retrato, con la fotografía de paisajes y la apreciación de la belleza de esos cuerpos, esas caras y esos vestidos que fui encontrando en mis viajes". Esa es una parte fundamental del proyecto, la búsqueda, los viajes, que le dieron a Filc la oportunidad de conocer gente, costumbres, saberes y creencias.
A medida que fue avanzando con el proyecto, Gisela comprendió el valor del trabajo. Así descubrió que existe una relación muy poderosa entre la ropa y la identidad de un pueblo; una relación automática, casi mágica. "Era impresionante descubrir cómo alguien se transformaba al ponerse los trajes, como si las ropas portaran todo ese bagaje de información simbólica que pasaba a quienes las vestían. Eso queda plasmado en la foto: la cadena de historia que une al traje con quien lo porta".
La fotógrafa llegó a pueblos perdidos a los que era difícil acceder, donde vivían pocas personas. "Me acuerdo de un pueblo en Jujuy, Santa Ana, casi un pueblo fantasma, estábamos ahí y de repente aparecieron unas mujeres, con sus rebozos bordados de flores, llenos de colores. Era una maravilla, casi como una aparición. A veces la tradición se guarda así, sin estridencias, en los corazones de la gente. Y en sus trajes".
Gisela Filc encontró también una relación de esos trajes con el paisaje, que es otra de sus pasiones. Ella cree que clima de un lugar y sus colores se ve en los trajes y en las máscaras. "Trajes de carnaval, de fiestas nacionales, danzas folklóricas, celebraciones indígenas: todas esas festividades van acompañadas de trajes que tienen un lugar privilegiado. El traje separa el tiempo mundano del tiempo de celebración, pone al cuerpo en otro lugar, lo hace formar parte de otro tiempo y de otro mundo".

(SIGUE EN LA REVISTA)
 

contenidos relacionados

SARA GALLARDO / Sara y las Saras 2019 GF #20 (2018)

SARA GALLARDO / Sara y las Saras

Sara, la sin tiempo. Escribe en un jardín, dice que es su maestro. Y no miente, sus palabras son botánicas. Lo obvio, lo humano, la aburría. Su original manejo del lenguaje; su displicente decir literario; su poética desparramada como falsos accidentes en la narrativa; su humor oscuro, traicionero; su jardín, el maestro.
Seguir leyendo
AMALIA SATO /  Las palabras y las cosas 2019 GF #20 (2018)

AMALIA SATO / Las palabras y las cosas

Amalia Sato se considera traductora, docente, abuela. Omite decir que: en cuanto traductora, es además una intérprete oportuna de las intenciones artísticas y literarias de otros; en tanto docente, de cada reunión uno se lleva consigo una idea nueva (como tirarse el IChing y apoyarle la copa de vino arriba mientras se sigue conversando de viajes y películas); y como abuela, si es tan pedagógica, brillante y lúdica como cuando practica kamishibai, entonces es la tutora y cómplice perfecta.
Seguir leyendo
   PORFOLIO: Marie Baudet 2019 GF #20 (2018)

PORFOLIO: Marie Baudet

 Las ilustraciones de esta artista francesa podrían ser las de aquellos cuentos de la infancia de quienes nacimos en los ochenta. Hay muchas familias (Álbum de familia), algunos no tienen ojos, nariz ni boca. Están presentes, pero no se los puede identificar del todo. Hay besos, abrazos, cuerpos que se entrelazan (Historias de amor)
Marie Baudet nació en La Rochelle y ahora vive en París. Es una graduada de la escuela de cine y también estudió Diseño Gráfico en Gobelins.
El realismo implícito de sus creaciones sin rostro nos sumerge en una nostalgia feliz y despierta nuestras emociones. Estas obras, con sus detalles profusos y precisos, realmente nos llevan de viaje.

www.hyperbaudet.com
Seguir leyendo