Black out / María Moreno / Literatura Random House

Black out / María Moreno / Literatura Random House

 Novela, memorias, retrato de época, microensayo, crónica social, diario íntimo, registro científico, desnudo, crítica, mapa: de la magistral mixtura de géneros a las fronteras entre Plaza Miserere y Barrio Norte, o a los parecidos entre Emilio, el mozo que le alcanza la cartera cuando tropieza hacia la vereda, y Georges, el barman del Ritz que ante Hemingway ignora a Scott Fitzgerald.

Biberón de gauchos, borrachera de la indiada, santo de la bohemia, el alcohol que su madre doctora en Química tiñe mágicamente de rojo para alegría infantil se vuelve presagio: cuando la niña crece, su cuerpo pierde sangre y exuda whisky.

En los años sesenta y setenta, el selectivo círculo de periodistas y escritores de Buenos Aires se reunía en bares. Ella escribe esos años en Black out.

Con este libro excepcional, María Moreno homenajea -cuando derriba, al mito literario de su generación, que discute de política y literatura en las mesas incómodas del BárBaro en Retiro, o pontifica en el circuito La Giralda - La Paz -el Ramos de la avenida Corrientes. Mientras, en el vecino Alex Bar de Once, junto a prostitutas, obreros y desocupados, espera que se levante la cortina para combatir la resaca de la noche anterior.
 «María Moreno es uno de los mejores narradores argentinos actuales. Tal vez el mejor.»

Ricardo Piglia

«Hija de una época violentísima, canalla, María Moreno es una de las escritoras latinoamericanas que más me han impresionado últimamente.»

Christopher Domínguez Michael

«La escritura es para MM la versión amorosa de lo que eran para Foucault los archivos judiciales del siglo XVIII: el lugar problemático donde "los irrescatables" ?-MM dixit- son interrogados y hablados, pero así y todo hacen oír, acaso por única vez, algo parecido a una voz, una voz hecha de todo lo que nadie quiere escuchar, lo que se ningunea por idiota o irrelevante, lo que se rechaza por defectuoso, balbuceante o excéntrico.»

Alan Pauls

«Cada vez que me encontraba con María Moreno, después de conocerla, me impresionaba su saber heterodoxo y su pasión por el whisky, que yo todavía no bebía. No sé cuándo María había empezado a ser radicalmente moderna, pero desde que se instaló en ese lugar, ya no hubo forma de pensarla de otro modo.»

Daniel Link

contenidos relacionados

La quietud / Pablo Trapero 2018

La quietud / Pablo Trapero

Drama. Escrita, producida, montada y dirigida por Pablo Trapero. Protagonizada por la argentina Martina Gusman y la franco-argentina Bérénice Bejo.

La Quietud es una idílica estancia familiar donde Mia creció con sus padres. Una situación inesperada la obliga a reunirse con su hermana Eugenia, quien regresa tras años viviendo en Paris. El reencuentro ocurre bajo la mirada implacable de su madre. Un nuevo giro hará que el marido de Eugenia, Vincent llegué a La Quietud y junto a Esteban (Joaquín Furriel), escribano y amigo de la familia, se sumerjan en una trama íntima repleta de secretos. Pero muy pronto Mia y Eugenia enfrentaran una verdad capaz de cambiarlo todo.

Estreno previsto para fines de agosto Seguir leyendo
Devoción / Patti Smith 2018

Devoción / Patti Smith

 LUMEN

Patti Smith vuelve a las librerías con un libro en el que ofrece una perspectiva inusualmente poética y mística del misterio de la creación literaria.

Estamos en la habitación de un hotel de París. Patti Smith acaba de llegar e intenta conciliar el sueño, pero de repente se despierta, y la imagen de una joven patinadora en el televisor la emociona, la anima a tomar el lápiz y empezar a escribir. Arranca así un viaje a través de las palabras, y esa criatura que antes se deslizaba por el hielo tiene ahora un nombre, una casa y una historia propia, que gira peligrosamente alrededor de una obsesión.

Los gestos de la patinadora acompañan a Patti Smith en sus paseos por las calles parisinas, en los bares de la capital, en el jardín de la editorial Gallimard -donde descansan los fantasmas de tantos escritores queridos-, en sus viajes en tren hacia el sur de Francia y la casa de Camus. Poco a poco, lo que antes era un borrador se convierte en un texto hermoso, Devoción, el último y sorprendente libro de uno de los íconos de nuestro tiempo.

«¿Por qué escribimos? Porque no podemos limitarnos a vivir.»
Patti Smith

«Pasa algo insólito con Devoción: es tan corto que lo lees de una sentada, pero resulta tan provocador que quieres volver a leerlo.»
Suzy Feay, The Financial Times

Seguir leyendo
OPERA PRIMA DE JOAQUIN CAMBRE 2018

OPERA PRIMA DE JOAQUIN CAMBRE

 Un viaje a la luna


“¿Por qué la gente dice que el sol se esconde? ¿Tan difícil es entender que somos nosotros los que nos movemos? Supongo que es más fácil pensar que la vida es un satélite y que nosotros somos el centro del universo. Nosotros giramos y la tierra gira y, a medida que gira, avanza el tiempo. Pero, ¿qué es el tiempo? Una hora, un día, un año. Al final, todo da igual. Pueden pasar diez años y yo siento que estoy en el mismo lugar. Si todo en el universo se quedara quieto: yo, el tiempo, los planetas y hasta el insecto más chiquito, el tiempo ¿pasaría igual? Al final, sólo somos un punto en el espacio. Sólo hay que saber flotar”,
dice la voz en off de Tomás, protagonista de Un viaje a la luna,
al comienzo y al final de la película.


En marzo de 2018 Joaquín Cambre estrena en Buenos Aires su primer largometraje: Un viaje a la luna. La película, que ya festivaleó en Londres (Raindance Film Fest), está protagonizada por Ángelo Mutti Spinetta (Tomás) y tiene un elenco más que interesante: Leticia Brédice (madre), Germán Palacios (padre), Luis Machín (psiquiatra), Ángela Torres (Iris).
La profundidad de la mirada del nieto de Spinetta emociona, lo mismo que su belleza y cierta expresión melancólica y perturbada, que lo convierten en una revelación. Por momentos, Cambre nos deja espiar qué miran esos ojos, incluso qué siente ese adolescente en aquel momento clave de su vida. Gracias a estas concesiones, los espectadores podemos disfrutar de un poco de fantasía, eso que ilumina cualquier historia. La fotografía es hermosa, lo mismo que la música, a cargo de dos amigos de Joaquín, Emilio Haro y Gabriel Barredo. Sin embargo, esta no es una feel good movie. Sucede algo que incomoda y deja entrever el lado oscuro de un tema que a Cambre le apasiona y que ha sabido desarrollar maravillosamente, a través de el protagonista de su ópera prima, sin ningún cliché.

¿Cómo surgió la idea de Un viaje a la luna?
En el 2014 me apareció la idea de un adolescente que quería viajar a la luna. Es bipolar, está medicado, está fascinado por la luna, por los astronautas, tiene que dar un examen para pasar de año, está presionado por la familia, se enamora platónicamente de una chica más grande, deja de tomar la medicación y empieza a delirar este viaje a la luna como algo serio, hasta construye una nave en su cuarto. Nadie entiende bien qué está haciendo. La película se va transformando: de un film indie de adolescentes a algo más demente, porque empezás a meterte en el mundo de él. Para mi es oscura, pero no está filmada oscuramente, y la gente que la vio se da cuenta de que no es tan fácil, porque este personaje, que lo amás enseguida, tiene un lado oscuro. Pero la película no termina con su lado oscuro, que es lo que pasa en Hollywood, lo oscuro se termina. Lo lindo es que hay un crecimiento, pero la locura sigue. La locura no puede ser frenada y es muy castigada. Es el tema que me más me interesa.

¿Es el tema de tu película?
Sí. La adolescencia es el paño.

¿Cómo te conectaste con esta cuestión?
Soy una persona muy estructurada, me gustaría ser más loco (ríe). Tengo un muy amigo internado en un hospital público. Es esquizofrénico. Gracias a él construí bastante el personaje, pero sin ninguna intención moral o de dar alguna explicación. Por otro lado, la adolescencia es una época siempre crítica, vertiginosa y creo que cambia los paradigmas de tu vida. Por mi parte, ahí decidí que quería ser director de cine.

¿Cómo fue el casting para conseguir al protagonista?
Espectacular. Fueron 4 meses y medio de casting buscando un pibe. Los actores de esa edad mutan, los entrevistás en enero y en septiembre ya son señores. Buscaba a alguien muy especial, que me enamorara. Encontré una gema. Después de tres meses y medio seleccioné cinco, y estuvimos un día entero de call-back trabajando con ellos. Y ese día me agregaron dos pibes más, eran los nietos de Spinetta. Me intrigó, obvio quise verlos. Al final llegaron con Nahuel, el papá. Primero hizo el casting Benicio, el más chico, y nos dejó helados. Actuó una escena sobre alguien que odiaba en el colegio. Queríamos verlo sacado. Porque la primera hora de la peli el pibe cuenta con la cara, pero después necesitábamos un sacado. Cuando le tocó el turno a Ángelo, fue todavía mejor. Me di vuelta y lloraban todas las personas que me acompañaban en el casting. Quisimos firmar ya, incluso él nos pidió filmar en enero porque estaba de vacaciones. Y fue así. Ángelo es espectacular. En la película está genial y pegó mucha onda con Ángela Torres, son muy amigos, terminaban de rodar y se iban juntos a una quinta que ella había alquilado para el verano. Estaban como enamorados. Les re sirvió a los dos. Cuando empezó la película él era un pibito, cuando terminó era un chabón: quería estudiar cine, teatro. Se definió como actor. Y fue muy retroactivo eso, porque después de la película empecé a querer mucho más a los actores, a partir de esta experiencia. Son muy sensibles y uno que está ahí para hacer la película, a veces perdés todo tipo de sensibilidad.

¿Qué te da el cine en tu vida?
La libertad de tener expectativas y de poder saber que el mundo es tuyo, que el mundo lo construye uno con sus herramientas. Una apertura.
Seguir leyendo